Your address will show here +12 34 56 78
Prensa, Prensa

  • Amazing Up y la Universitat Jaume I colaboran en el desarrollo de esta iniciativa que impulsa contenidos audiovisuales más interactivos para poner en valor el patrimonio 
  • Este proyecto contribuirá a que los usuarios se sumerjan en entornos simulados que traten problemas como la degradación del medio ambiente y el impacto del factor humano


La Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo que dirige Nuria Montes financia el desarrollo de un sistema de proyección audiovisual inmersivo e interactivo que utiliza la realidad extendida (una combinación de la realidad virtual, aumentada y mixta) para elevar de valor los destinos turísticos y concienciar sobre la conservación del medio ambiente.


El departamento de Ciencias de la Comunicación de la Universitat Jaume I (UJI) y la empresa castellonense Amazing Up colaboran con esta iniciativa que pretende configurar una herramienta que favorezca la interacción del usuario cuando la proyección sea grupal o masiva.


El objetivo de este desarrollo, denominado ‘En Primera Persona’, es el de crear un sistema capaz de integrar elementos virtuales en el mundo real (realidad aumentada) y espacios simulados totalmente digitales (realidad virtual) para enriquecer la experiencia audiovisual y convertirla en una aventura mucho más participativa.


En este caso, los teléfonos móviles se convertirán en la interfaz de visualización e interacción, ya que, a diferencia de otras alternativas en el mercado, este sistema de proyección no precisa de gafas ni de otros elementos individuales, lo que redunda a su vez en una contención de los costes.


Para los destinos turísticos de la Comunitat Valenciana, la aplicación de estas tecnologías inmersivas ofrece la oportunidad de mejorar la experiencia de sus visitantes. De hecho, su uso combinado propicia la activación las células MCH (hormonas concentradoras de melanocitos) del cerebro, que evitan que el contenido se almacene en el hipocampo y, por ende, se olvide más fácilmente. Asimismo, para conocer mejor el comportamiento de las personas usuarias, los sistemas de interacción se conectarán a una base de datos de inteligencia artificial. 


La representación de destinos turísticos orientados al metaverso y a la inmersión 360º sumergirá a las personas usuarios en entornos con gran impacto psicocognitivo, que versarán sobre el cambio climático, la contaminación o el agotamiento de recursos naturales, concienciando así sobre el turismo sostenible y la preservación del planeta.


El equipo de ‘En Primera Persona’ ha completado ya el primer paquete de trabajo, centrado en identificar el estado actual de la tecnología de realidad extendida, y ahora analiza los sistemas para reconstruir escenas y objetos de realidad virtual y aumentada, así como las posibilidades que ofrecen cada uno de ellos.


También se han llevado a cabo estudios y grupos de discusión para determinar el impacto de la narrativa transmedia y conocer cuáles son los niveles de interacción óptimos para no saturar a las personas usuarias.


Colaboración del sistema de innovación


El trabajo de Amazing Up, una start up tecnológica especializada en la creación de productos audiovisuales inmersivos, se complementa con el del personal de la UJI, que ha permitido analizar las diferentes técnicas, así como los elementos de interactividad más adecuados para lograr la mayor eficacia comunicativa.


Este proyecto se alinea con las conclusiones de los comités estratégicos de innovación especializados en tecnologías habilitadoras y destinos turísticos inteligentes que apuestan, en el primer caso, por incorporar las tecnologías de la digitalización y, en el segundo, por mejorar tanto la interacción con los turistas como la sensibilización con los factores que provocan el cambio climático. Asimismo, ‘En Primera Persona’ se encuadra en los ejes principales de la Estrategia Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, S3, que coordina la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo.

0

Prensa, Prensa

  • La Empresa Mixta Valenciana de Aguas (EMIVASA), la Empresa Mixta Metropolitana (EMIMET), la Universitat de València y el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) colaboran en el desarrollo de este sistema que busca una distribución eficiente del agua potable 
  • Este proyecto contribuirá a la descarbonización de las redes de abastecimiento de agua potable y optimizará su distribución en València y su área metropolitana

La Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo, que dirige Nuria Montes, financia el desarrollo de un sistema de generación de energía mediante turbinas (PAT) que aprovecha el movimiento del agua para producir energía hidroeléctrica. Esta tecnología permitirá, además, optimizar la presión del agua y garantizará el óptimo abastecimiento de los hogares.

La Empresa Mixta Valenciana de Aguas (EMIVASA); la Empresa Mixta Metropolitana (EMIMET), en colaboración con el Departamento de Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente (DIHMA) de la Universitat Politècnica de València (UPV); la Universitat de València (UV) y el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) colaboran en esta iniciativa que regula la presión en la red para evitar fugas en las conducciones a la vez que se suministra el caudal de agua suficiente según la demanda del núcleo de población en cada momento.

Este proyecto cuenta con el respaldo económico de Ivace+i y financiación de la Unión Europea en el marco del programa Comunitat Valenciana FEDER para el periodo 2021-2027.

El objetivo de este desarrollo, denominado TURBINES, es el de mejorar la regulación actual del suministro de agua mediante unas turbinas que permiten mantener la presión en todos los consumos de la red lo más estable posible. De hecho, con el sistema de regulación vigente, existen puntos en los que se pierde energía en forma de calor y el proyecto pretende aprovechar esa energía residual como energía eléctrica.

Asímismo, el proyecto busca innovar en tres aspectos concretos. El primero sería entender cómo las bombas, diseñadas originalmente para impulsar fluidos, pueden operar eficientemente en sentido contrario, es decir, como turbinas para generar energía eléctrica. El segundo sería llevar a cabo un análisis detallado de los equipos eléctricos asociados a las turbinas para comprender su comportamiento y evaluar las pérdidas de energía.

Por último, se desarrollará una herramienta que ayudará en la elección del equipo más adecuado para la generación de energía. Esto implica considerar factores como la eficiencia de las turbinas, características eléctricas y económicas para determinar el modelo de explotación que resultará más rentable.

En cuanto al punto de desarrollo del proyecto, se están realizando las pruebas para la caracterización de los dispositivos síncronos a las turbinas y las PAT para las diferentes condiciones de trabajo.

Esto permitirá entender y optimizar el rendimiento de los dispositivos eléctricos asociados a las turbinas y bombas utilizadas como turbinas en un contexto de generación de energía hidroeléctrica, contribuyendo así a la descarbonización de las redes de abastecimiento de agua potable.

Colaboración del sistema de innovación

El trabajo de EMIVASA, que es la encargada de liderar el proyecto, diseñará e implementará los equipos de generación hidráulica en la red de abastecimiento de la ciudad de València. Por su parte, EMIMET, en colaboración con el DIHMA de la UPV, será la encargada de llevar a cabo la determinación de las curvas reales de las bombas funcionando como turbinas, así como la regulación de los mismos.

Además, la Universitat de València realizará la caracterización eléctrica de las turbinas y las PAT en diferentes condiciones de trabajo para simular y obtener diferentes estrategias de generación eléctrica, lo que permitiría a los equipos adaptarse a las diferentes condiciones, produciendo así la mayor energía posible. Por último, el ITE desarrollará diseños que faciliten la replicabilidad y escalabilidad de las soluciones que se proponen en el marco del plan diseñado.

Este proyecto se alinea con las conclusiones del Comité Estratégico de Innovación Especializado (CEIE) en Tecnologías Habilitadoras, que apuesta por el desarrollo de soluciones para mejorar la eficiencia en la generación, almacenamiento y gestión de energías renovables. Asimismo, TURBINES se enmarca en la Estrategia Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, S3, que coordina la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo.

0

Premsa, Premsa, Prensa, Prensa

  • Los centros tecnológicos del calzado y la cerámica desarrollan este proyecto estratégico junto a la Asociación Avícola Valenciana y La Unió Llauradora i Ramadera
  • Se obtendrán materiales para la fabricación de fritas cerámicas y suelas, polímeros para el sector del calzado y bioestimulantes para el campo


La Generalitat, a través de la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo que dirige Nuria Montes, apoya un proyecto de innovación para transformar los huevos de gallina que se rompen en los centros de embalaje y transformarlos en materias primas de valor para los sectores agroalimentarios, cerámico y del calzado.

Esta iniciativa que impulsa la economía circular y la simbiosis industrial entre empresas de diferentes sectores de actividad propone una solución integral a un problema, el de la rotura accidental de huevos, que solo en la Comunitat Valenciana genera alrededor de 2300 toneladas de desechos al año.

En la actualidad, son las empresas ovoproductoras las que costean el adecuado tratamiento de estos residuos biológicos mediante su entrega a un gestor autorizado, tal y como establece la legislación vigente. Sin embargo, dicho proceso conlleva un impacto económico para esta industria, que ha de sufragar entre 60 y 150 euros por cada tonelada de residuo, dependiendo de la localización de la granja y del volumen generado.

Este proyecto estratégico, denominado OVOVAL, está coordinado por el Centro Tecnológico del Calzado, Inescop, y se ejecuta en colaboración con el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC-AICE); la Asociación Avícola Valenciana (ASAV) y La Unió Llauradora i Ramadera. Asimismo, cuenta el respaldo económico de IVACE+i y financiación de la Unión Europea a través del programa Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) Comunitat Valenciana 2021-2027.

La iniciativa pretende aprovechar este residuo animal para el desarrollo de productos y materiales renovables y de alto valor añadido con aplicaciones potenciales en diferentes industrias estratégicas de la Comunitat Valenciana, como la cerámica, el calzado o, incluso, el sector agroalimentario.

Con la parte inorgánica del huevo, es decir, con la cáscara, el consorcio prevé obtener bio-carbonato cálcico, un material que podría emplearse como una materia prima en la formulación de fritas para baldosas cerámicas o para la fabricación de suelas de calzado, señalan desde ITC e Inescop.

Por otro lado, la clara, la yema y la membrana se usarán en la producción de nuevos bioproductos de contenido proteico destinados al desarrollo de biopolímeros para la industria del cuero, mientras que, en el ámbito agrícola, se atisban otras aplicaciones alternativas centradas en el desarrollo de la agricultura ecológica y la producción de bioestimulantes basados en aminoácidos libres, que reducen el impacto ambiental respecto de los fertilizantes sintéticos.

Además de impulsar la economía circular, OVOVAL contribuirá a mejorar la competitividad de las empresas avícolas productoras de huevo a través de una iniciativa de simbiosis industrial, que minimizará el impacto económico que suponía hasta ahora la gestión de estos residuos.

Del mismo modo, las materias primas renovables que se obtendrán a partir de estos restos animales contribuirán a desarrollar nuevos productos sostenibles en los sectores del calzado y la cerámica, que a su vez ayudarán a ambas industrias a avanzar hacia los objetivos de descarbonización que exige la Unión Europea para el año 2050.

Con este objetivo, el ITC aporta al proyecto su amplio conocimiento sobre la valorización del carbonato de calcio obtenido a partir de estos residuos y su aplicación en el sector cerámico, mientras que el valor de Inescop se centra en su experiencia para aprovechar las proteínas obtenidas a partir de subproductos animales para obtener polimeros y estimulantes de origen natural.

El consorcio se completa con dos organizaciones profesionales, la Asociación Avícola Valenciana (ASAV), que alberga a las empresas que generan el bioresiduo, y La Unió Llauradora i Ramadera, en representación del sector agrario, que se erige en uno de los principales beneficiarios y usuarios de los productos generados, en concreto de los bioestimulantes proteicos.

OVOVAL se alinea con las conclusiones del comité de innovación en Economía Circular, que aboga por la valorización más eficiente de los residuos y por la producción de bienes de consumo más sostenibles. Asimismo, la iniciativa se encuadra, en los ejes principales de la Estrategia Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, S3, que coordina la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo.

0

Prensa, Prensa

  • El director general de Innovación participa en una mesa redonda sobre la territorialidad de la I+D+i en el Foro Transfiere que se celebra en Málaga
  • Se exigirán planes de negocio a las entidades solicitantes para garantizar la orientación al mercado de los nuevos desarrollos


El director general de Innovación, Juan José Cortés, se ha comprometido a mejorar los criterios de evaluación de las convocatorias de ayuda para el desarrollo y fortalecimiento del sistema de innovación con el fin de eliminar barreras de acceso a los fondos y asegurar que start up y micropymes puedan competir en igualdad de condiciones con las empresas de mayor dimensión. Asimismo, ha avanzado que se exigirá a las entidades solicitantes planes de negocio para garantizar la orientación al mercado de los nuevos desarrollos.


“Queremos dar valor a la excelencia y la meritocracia, pero también a la eficiencia, asegurando la capacidad innovadora de las entidades beneficiarias que reciben fondos para la innovación a través de una herramienta de autodiagnóstico para las pymes”, ha precisado Juan José Cortes en el marco de Transfiere 2024, el foro sobre I+D+i y transferencia de conocimiento que se celebra en Málaga.


El director general ha participado, junto a representantes del Gobierno central y de los ejecutivos autonómicos de Andalucía, Baleares y Galicia, en una mesa redonda sobre la territorialidad de la innovación, en la que ha expuesto algunos de los principales ejes de acción para esta legislatura de la Conselleria que dirige Nuria Montes.


En este sentido, ha recordado la necesidad de mejorar el marco regulatorio que ampara el mecenazgo, las start up y la potenciación de la compra pública de innovación; y ha abogado por crear una identidad digital valenciana que facilite la interoperabilidad y simplifique los trámites administrativos, así como la instalación de hubs tecnológico-digitales en los principales puertos de la Comunitat Valenciana.


Los planes de la Dirección General pasan por reforzar la formación para los funcionarios, con el objeto de impulsar el conocimiento y el uso de las tecnologías de vanguardia en la Administración, además de promover la implantación de la compra pública como vía para mejorar los servicios que se prestan a la ciudadanía e incentivar el desarrollo de la I+D+i en el sector privado.


El impulso de los estudios cinematográficos de Ciudad de la Luz, como referente internacional para la industria audiovisual, pero también como escuela para los futuros profesionales del sector, es otra de las líneas estratégicas para los próximos años, ha precisado Cortés, quien ha subrayado el compromiso del Gobierno valenciano por la innovación orientada hacia la mejora del sistema productivo.


Cooperación en el ecosistema innovador


“Impulsaremos políticas de innovación que funcionen de forma eficaz y eficiente y seguiremos mejorando la cooperación entre los distintos agentes del ecosistema con el objetivo de incrementar la inversión pública y privada que se destina a I+D”, ha apostillado.


Para el director general es fundamental potenciar la colaboración público-privada, avanzar en la definición de incentivos fiscales y fórmulas de financiación para que las empresas se decidan a invertir en proyectos de investigación e innovación, y poner en marcha programas de formación continua y especializada para profesionales en áreas tecnológicas y de I+D+i, entre otras acciones.


Cortés también ha abogado por establecer alianzas estratégicas y proyectos de cooperación con otros países europeos, especialmente en sectores clave, para trabajar en iniciativas comunes y compartir así recursos y conocimiento. En este sentido, ha señalado que la Comunitat Valenciana está promoviendo un consorcio interregional para impulsar el uso del mar y sus recursos para un desarrollo económico sostenible, lo que se conoce como economía azul, enfocado en el turismo.

0

Prensa, Prensa

  • La empresa SOLINPRO colabora con el centro tecnológico AINIA en el desarrollo de esta iniciativa que contribuye a la reducción de residuos
  • Este proyecto se centra en la consolidación de la economía circular y en el incremento de material reciclable, minimizando así el consumo de recursos naturales


La Generalitat, a través de la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo que dirige Nuria Montes, está financiando el desarrollo de un sistema que evitará el hundimiento de los envases plásticos en medio acuáticos, principalmente océanos, mares, ríos y embalses, mediante la incorporación de la propiedad de flotabilidad en los mismos.


La empresa de ingeniería industrial SOLINPRO impulsa en colaboración con el centro tecnológico especializado en el sector agroalimentario AINIA esta iniciativa que pretende aportar propuestas tecnológicas viables para que el conjunto de desechos plásticos que no flotan y acaban depositándose en el fondo marino puedan recuperarse fácilmente.


Este proyecto cuenta con el respaldo económico de Ivace+i  y financiación de la Unión Europea en el marco del programa Comunitat Valenciana FEDER para el periodo 2021-2027.


El objetivo de este desarrollo, denominado FlotaPET, consiste en impedir que los envases rígidos, principalmente botellas, y que estén fabricados con materiales plásticos con una densidad mayor a la del agua, sean arrastrados a mares y océanos, sedimentando sus fondos con estos materiales.


Además, este nuevo concepto de flotabilidad en los envases se fundamenta sobre la necesidad de mejorar el cuidado del medio marino bajo el paradigma de la economía circular.


De hecho, el informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sobre contaminación por plásticos, predice un aumento muy notorio para el 2040, con un volumen de entre 23 y 37 millones de toneladas de residuos plásticos, lo que equivaldría aproximadamente a 50 kilogramos de basura por metro cuadrado de costa.


Aunque se está avanzando notablemente en las aplicaciones de estos materiales, existen dos barreras fundamentales en su implantación mayoritaria por parte de la industria. En primer lugar, su disponibilidad aún es limitada, y en segundo, el precio es más elevado que el de los envases tradicionales.


Respecto a la fase en la que se encuentra el proyecto, se ha procedido al planteamiento de las soluciones de diseño y sus correspondientes procesos de fabricación para, durante 2024, materializar las muestras físicas del proceso que permitirán validar en contexto real su funcionalidad y se procederá a realizar la presentación pública de los resultados en la ciudad de València.


Colaboración del sistema de innovación


SOLINPRO es una microempresa valenciana constituida a finales del año 2016 y especializada en la ingeniería y la fabricación de máquinas ad-hoc para cubrir las necesidades específicas de sus clientes, especialmente las todavía no resueltas mediante soluciones comerciales habituales.


En la ejecución de esta iniciativa cuenta con el apoyo de AINIA que, como centro de referencia del sector agroalimentario, acredita un amplio conocimiento en el desarrollo de soluciones para la industria de la alimentación. En particular, su departamento de Envases ha sido esencial, no solo en el diseño y desarrollo del proyecto, sino también en la validación de los resultados.


Este proyecto se alinea con las conclusiones del Comité Estratégico de Economía Circular, donde se aboga por el desarrollo y fabricación de envases más sostenibles y la reducción de la cantidad en materia prima virgen empleada en nuevos procesos de fabricación. Asimismo, FlotaPET se enmarca en la Estrategia Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, S3, que coordina la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo.

0

Premsa, Premsa, Prensa, Prensa

  • Lãberit lidera esta iniciativa que hace uso de la realidad virtual, aumentada y mixta para generar unidades formativas interactivas y en línea
  • La empresa tecnológica colabora con la Universitat de València y la Universidad Católica en este proyecto, que cuenta con financiación de FEDER


La Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo, que dirige Nuria Montes, financia el desarrollo de una plataforma web para la creación de contenidos educativos inmersivos mediante el uso de realidad virtual, aumentada y mixta. Esta nueva herramienta facilitará el acceso del cuerpo docente sin conocimientos técnicos a estos recursos 3D, al tiempo que permitirá configurar un repositorio público para que puedan incorporarse libremente en cualquier itinerario formativo.


La empresa Lãberit lidera este proyecto, denominado PLATEDUCEX, en cuya ejecución colaboran el Instituto de Robótica y Tecnologías de la Información y la Comunicación de la Universitat de València (IRTIC-UV) y el grupo de investigación en Patologías Músculo esqueléticas de miembros inferiores de la Universidad Católica de Valencia (UCV).


La iniciativa cuenta, además, con el respaldo económico del Instituto Valenciano de la Competitividad e Innovación (IVACE+i) y financiación de la Unión Europea en el marco del programa FEDER Comunitat Valenciana para el periodo 2021-2027.


El objetivo de PLATEDUCEX es desarrollar un conjunto de herramientas desarrolladas en tecnología web que, una vez interconectadas, permitirán la creación, publicación y seguimiento y reproducción de contenidos de realidad virtual, aumentada y mixta, así como la posterior evaluación de los resultados obtenidos.


En la práctica, esta herramienta web se erige en un gestor de contenidos de realidad virtual y aumentada, dirigida tanto al cuerpo docente como al alumnado, que simplifica la creación y consumo de contenidos formativos inmersivos sin que se requiera para ello conocimientos técnicos.


Dicha plataforma también podrá vincular sus contenidos con otros sistemas de gestión de aprendizaje en línea preexistentes (conocidos por sus siglas en inglés, LMS), de modo que en su conjunto constituirán una plataforma de experiencia de aprendizaje, el modelo más avanzado de formación personalizada en la nube.


A pesar de que ya es posible encontrar en internet un importante volumen de recursos 3D, la heterogeneidad de las fuentes y formatos exigía hasta ahora disponer de conocimientos técnicos para su manipulación. Una barrera de entrada que eliminará la nueva plataforma gracias a la incorporación de una herramienta que automatiza la importación y publicación de estos recursos para que puedan usarse en cualquier escena 3D sin necesidad de disponer de formación específica.


Las ventajas de esta aplicación informática se extienden a otras funcionalidades como, por ejemplo, la creación de escenas. Para ello, se ha integrado un módulo que permite combinar distintos modelos independientes, configurar comportamientos interactivos, animaciones y otras operaciones necesarias para el diseño de las unidades formativas.


Una vez creadas estas escenas, se proveerá también de un módulo para el diseño de interacciones entre los diferentes escenarios, de modo que puedan definirse diversos contenidos sobre un mismo modelo 3D. Esto posibilitará la elaboración de lecciones con diferentes niveles de complejidad, actividades o evaluación. Además, se podrán incluir bifurcaciones en la narrativa de una misma unidad formativa, lo que implica que cada alumno recibirá diferentes soluciones o repuestas en función del itinerario escogido.


En cualquier caso, el proceso de generación de contenidos está orientado a la explotación de los recursos existentes en la plataforma, de modo que resultará accesible a cualquier nivel de usuario, al margen de sus habilidades y conocimientos técnicos.


Avances en el desarrollo del proyecto


Superado el primer año de proyecto, el diseño inicial de la plataforma ya está prácticamente listo, mientras se avanza en los distintos módulos independientes que se integrarán progresivamente en el sistema. “Dado que la plataforma es el centro de conexión del resto de módulos, se erige en el elemento crítico y en el que más se ha avanzado, hasta el punto que estamos a punto de iniciar el proceso de integración a través de las interfaces de programación de aplicaciones que se han desarrollo a tal efecto”, expone el investigador de Lãberit, Javier Tatay.


PLATEDUCEX culminará con el desarrollo de herramientas para la reproducción de contenidos, el volcado de los resultados y la conexión con otros sistemas de gestión de aprendizaje en línea.


En el desarrollo de estos trabajos, Lãberit colabora con el IRTIC-UV en el análisis y diseño y desarrollo tanto de la plataforma como de las herramientas de creación y visualización de contenidos, integración y gestión de usuarios. Asimismo, la validación del sistema corre a cargo del grupo de investigación de Patología Músculo esqueléticas de miembros inferiores de la UCV, que participará en la elaboración y posterior revisión de un caso de uso sobre anatomía y cirugía podológica. 


La iniciativa se alinea con las conclusiones del comité de innovación en Tecnologías Habilitadotas, que apuesta por la exploración de tecnologías de visión artificial más robustas mediante el desarrollo de algoritmos, preferentemente, basados en Deep Learning. Asimismo, PLATEDUCEX se encuadra, en los ejes principales de la Estrategia Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, S3, que coordina la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo.

0


  • EMIVASA (empresa mixta que gestiona el servicio de agua potable en València), la UPV y la UV colaboran en el desarrollo de estas soluciones que permitirán una mejor calidad del agua y de las capacidades de la infraestructura
  • Este proyecto controlará los parámetros bacterianos del agua de baja presión para reducir los efectos negativos que provocan en las tuberías


La Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo, que dirige Nuria Montes, está financiando el desarrollo de un proyecto para encontrar formas de combatir y prevenir la presencia de bacterias y ‘biofilms’ (microbios que se adhieren a las tuberías) en los sistemas de riego de la ciudad de València.


La empresa mixta encargada del tratamiento y distribución de agua de baja presión (riego de zonas verdes y limpieza de calles), EMIVASA; los Institutos Universitarios de Ingeniería de Alimentos (FoodUPV) e Investigación de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA) y el Instituto de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana (COMAV) de la Universitat Politècnica de València (UPV), así como el grupo de investigación en Cromatografía Líquida, Electroforesis Capilar y Espectrometría de Masas (CLECEM) de la Universitat de València (UV) participan en este proyecto, que cuenta con el respaldo económico de IVACE+i y financiación de la Unión Europea en el marco del programa Comunitat Valenciana FEDER para el periodo 2021-2027.


El objetivo de este desarrollo, denominado AvantREG, es el de mejorar y mantener en buenas condiciones las infraestructuras de agua de baja presión y los sistemas de riego. El proyecto busca garantizar que el agua utilizada en estos sistemas esté libre de problemas microbiológicos para asegurar que tanto los jardines de la ciudad como los cultivos regados con esta agua se desarrollen de manera saludable.


Además, otro de los puntos clave de este estudio es el diseño y aplicación de un lecho filtrante con partículas antimicrobianas de origen natural que ayudará a controlar y reducir la cantidad de microorganismos en el agua, disminuyendo el crecimiento de una capa con microorganismos llamada ‘biofilm’ que se forma en la superficie de las tuberías. Esta capa puede afectar a la calidad del agua y con este lecho se pretende reducir estos problemas para mantener las tuberías más limpias y garantizar la calidad de agua.


Las razones para impulsar AvantREG son de índole sanitaria y medioambiental. El control de las bacterias viables en el agua y el del ‘biofilm’ en las tuberías de la red de baja presión mejorarán su eliminación. La metodología propuesta ofrece una alternativa sostenible con elementos naturales y renovables, mucho más eficiente y con alta rentabilidad frente a otros sistemas de desinfección.


Además, se producirá un biocida potente e inocuo para el ser humano y el medio ambiente como resultado de adaptar la tecnología de electrólisis estándar usada en la desinfección, con la tecnología que elimina la capa de microorganismos (el ’biofilm’).


Colaboración con el sistema de innovación


El proyecto AvantREG está compuesto por un consorcio multidisciplinar que abordará, desde distintas perspectivas, nuevas soluciones para el control microbiológico en la gestión de agua destinada al riego de jardines y zonas verdes de la ciudad.


En este caso, Emivasa lidera el proyecto como empresa responsable de la gestión de agua de baja presión de la ciudad, mientras que la UPV aporta investigadores del Instituto de Ingeniería de Alimentos (FoodUPV), del Instituto Universitario de Investigación de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA-UPV) y del Instituto Universitario de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana (COMAV-UPV).


La Universitat de València, por su parte, participa en el proyecto a través del grupo de investigación CLECEM del Departamento de Química Analítica, el cual trabaja en diversas líneas de investigación como la impresión 3D para la fabricación de dispositivos con fines analíticos.


Este proyecto se alinea con las conclusiones del comité de innovación en Movilidad, Transporte e Infraestructuras, que aboga por el desarrollo de soluciones que permitan diseñar, construir y explotar infraestructuras resilientes que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático. Asimismo, AvantREG se encuadra, en los ejes principales de la Estrategia Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, S3, que coordina la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo.

0

Prensa, Prensa


  • La Cooperativa La Viña coordina esta iniciativa que impulsa la economía circular en el sector vinícola y que se desarrolla en colaboración con Aimplas y la UPV
  • Los nuevos embalajes tendrán propiedades mejoradas, serán compostables y más sostenibles, a un coste menor que los actuales estuches y cajas de cartón


La Generalitat, a través de la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo que dirige Nuria Montes, financia el desarrollo un nuevo embalaje para las botellas de vino que aprovecha los desechos que generan la poda de la vid, el deshoje de racimos o el prensado de uva. De este modo, se pretende valorizar dentro del propio sector vitivinícola los restos de sarmientos, raspones y hollejos para fabricar cajas de bioplástico compostables y sostenibles, similares a las de cartón que emplea actualmente esta industria para almacenar, transportar y distribuir sus botellas.


La Cooperativa La Viña de La Font de la Figuera coordina este proyecto estratégico, denominado RASPONS, en colaboración con el Instituto Tecnológico del Plástico, AIMPLAS, y el Instituto de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana (COMAV) de la Universitat Politècnica de València (UPV) con el fin de mejorar la competitividad del propio sector mediante el desarrollo de productos sostenibles e innovadores.


La iniciativa cuenta, además, con el respaldo económico del Instituto Valenciano de la Competitividad e Innovación (IVACE+i) y financiación de la Unión Europea en el marco del programa FEDER Comunitat Valenciana para el periodo 2021-2027.


A través de RASPONS se pretende proporcionar a las empresas vitivinícolas una solución innovadora en el marco de la economía circular a las más de dos toneladas de desechos que anualmente se generan en España durante el proceso de elaboración de vino. Tradicionalmente, estos subproductos se han usado como fertilizantes, biomasa o se han derivado a otras industrias para la obtención de alcoholes o bioetanol. El objetivo ahora es producir un nuevo material, alternativo al cartón, que sea sostenible y económico.


Según expone la investigadora líder en Agricultura y Medio Acuático de Aimplas, Chelo Escrig, los nuevos productos plásticos no sólo han de ser compostables y mantener las propiedades mecánicas requeridas para el embalaje y transporte, sino que deberían reducir, además, los costes de la materia prima, al sustituir el cartón por subproductos de la propia industria.


Los compuestos de plástico símil cartón que se han obtenido ya en el marco de RASPONS cumplen con estos requisitos. Desarrollados a partir de biopolímeros y de desechos agrícolas con alto contenido en celulosa, estos materiales son biodegradables y semirrígidos y, además, gracias a los extractos obtenidos de los hollejos (los restos sólidos del prensado de la uva) es posible tintarlos de forma sostenible.


“La valorización de los subproductos derivados del vino surge de la necesidad de la industria vitivinícola de encontrar una alternativa viable que ofrezca a estos productos de desecho una segunda oportunidad. A través de RASPONS se la damos en forma de productos símil cartón compostables, que se pueden utilizar en la propia bodega para introducir las botellas para su comercialización, como artículos de merchandising o como productos de plasticultura para el cultivo de la vid, protectores de plantones”, precisa la investigadora.


El proyecto, que concluirá este 2024, está impulsado por la Cooperativa La Viña, que es la responsable de determinar una metodología de recuperación y acondicionamiento de los subproductos agrícolas y que trabajará a su vez en el desarrollo de cajas y estuches para su uso en el sector agrícola. Por su parte, Aimplas contribuirá con su amplio conocimiento sobre bioplásticos en la formulación y obtención de nuevos compuestos con propiedades mejoradas, mientras que su validación final corresponde al COMAV.


La iniciativa se alinea con las conclusiones del Comité de innovación en Economía Circular, que aboga por la valorización más eficiente de los residuos y, en concreto, por la exploración de alternativas al reciclado mecánico como vía para aprovechar los desperdicios. Asimismo, RASPONS se encuadra en los ejes principales de la Estrategia Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, S3, que coordina la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo.

0



  • La firma Bespoke Factory Group coordina un proyecto apoyado por la AVI en el que participan la UV, el Consorcio Valencia Interior V3 y Aimplas
  • El nuevo proceso facilita la separación de materiales y facilitará la producción de bioplásticos y poliéster reciclado con los residuos textiles


La Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo financia el desarrollo de un nuevo proceso de reciclaje para obtener materiales de alto valor añadido a partir de residuos textiles fabricados con una mezcla de algodón y poliéster. El objetivo es evitar que este tipo de tejidos terminen incinerados o en el vertedero, ante la complejidad de separar y reciclar los distintos tipos de fibra que lo componen a través de métodos convencionales.


Este proyecto estratégico, que pretende impulsar la economía circular en el sector textil, está coordinado por la empresa Bespoke Factory Group y cuenta con la participación del grupo de investigación en Ingeniería Ambiental (GI2AM) del departamento de Ingeniería Química de la Universitat de València, dirigido por el profesor Javier Álvarez; el Consorcio Valencia Interior V3, que gestiona los residuos municipales de 61 localidades del interior de la provincia de Valencia; y el Instituto Tecnológico del Plástico, AIMPLAS.


Los trabajos contemplados en esta iniciativa, denominada Recimap, cuentan con el respaldo de la Agència Valenciana de la Innovació (AVI) y financiación de la Unión Europea en el marco del programa Comunitat Valenciana FEDER para el periodo 2021-2027.


La valorización de estos residuos permitirá obtener poliéster reciclado y ácido láctico, un componente esencial para la producción de bioplásticos PLA, ambos productos con una gran demanda en el mercado.


Según la investigadora de Reciclado Químico en Aimplas, Belén Taroncher, el proyecto contribuirá significativamente a extender la economía circular en este sector, “ya que la cantidad de residuos textiles que se recogerán en los próximos años está en constante aumento, en parte debido a las regulaciones europeas relacionadas con la responsabilidad ampliada del productor.” Taroncher ha añadido que “esto plantea la necesidad de encontrar soluciones efectivas para estos residuos y brinda oportunidades a las empresas valencianas para mejorar su competitividad”.


Proceso más sostenible


En concreto, la iniciativa explora una innovadora vía de reciclaje que permite la separación selectiva de las mezclas de algodón y poliéster mediante la síntesis y el uso de líquidos iónicos, una alternativa más sostenible desde el punto de vista ambiental a los disolventes tradicionales.


Las fibras de poliéster se reciclarán utilizando técnicas mecanoquímicas para obtener poliéster reciclado, mientras que la fracción de algodón se utilizará, mediante un proceso de fermentación, en la producción de ácido láctico, un componente muy apreciado para la fabricación de plásticos derivados de vegetales y, por tanto, más sostenibles.


Desde Aimplas, se subraya que esta innovación técnica y empresarial aborda un nuevo enfoque de reciclaje donde no solo se da solución a los residuos textiles complejos, sino que genera también materiales de alta calidad y un elevado valor económico. “El poliéster reciclado presenta una menor huella de carbono que el poliéster virgen y el ácido es esencial para la producción de PLA, que actualmente se erige en bioplástico más usado del mercado”, precisa Taroncher.


Equipo multidisciplinar


En el desarrollo del proyecto colaboran cuatro socios que representan los principales eslabones del sistema de innovación. El Consorcio Valencia Interior V3 se encarga de la recogida y pretratamiento de los residuos textiles, mientras que el equipo de especialistas de la Universitat de València liderará la separación selectiva de las fibras de algodón y poliéster mediante líquidos iónicos.


El reciclado de la fracción poliéster corresponde a la empresa textil Bespoke Factory Group y, por último, Aimplas, aportará su amplio conocimiento técnico sobre bioplásticos para lograr la producción de polímeros a partir de residuos de algodón.


Recimat se alinea con los ejes principales de la Estrategia Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, S3, que coordina la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo. La iniciativa responde, asimismo, a las conclusiones del comité de especialistas en Economía Circular, que apuestan por una valorización más eficiente de los residuos mediante el desarrollo de sistemas inteligentes de recogida y clasificación de residuos sólidos, así como de alternativas al reciclado mecánico.

0


  • AIMPLAS, en colaboración con el ITQ y las empresas Zuvamesa, Lamberti y Laurentia, trabajan en el desarrollo de nuevos polímeros sostenibles
  • Este proyecto contribuirá a reutilizar residuos agroalimentarios y gases de efecto invernadero mediante su transformación en productos de alto valor añadido


La Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo apoya el desarrollo de nuevos materiales sostenibles y eficientes para el sector de la construcción, obtenidos a partir del dióxido de carbono (CO2) que genera el tejido industrial de la Comunitat Valenciana y los residuos que produce el sector citrícola.


El Instituto Tecnológico del Plástico, AIMPLAS; el Instituto de Tecnología Química (ITQ-UPV-CSIC); la empresa especializada en la elaboración de zumos Zuvamesa; el fabricante de productos químicos, Lamberti Iberia; y Laurentia Technologies, firma especializada en la síntesis y fabricación de nanomateriales, colaboran en esta iniciativa que pretende aportar nuevas formulaciones sostenibles a partir de dióxido de carbono y residuos de la industria cítrica valenciana aplicadas a materiales de construcción.

 
Este proyecto cuenta con el respaldo económico de la Agència Valenciana de la Innovació (AVI) y financiación de la Unión Europea en el marco del programa Comunitat Valenciana FEDER para el periodo 2021-2027.


A través de esta iniciativa, bautizada como BUILD-LIMONENE, se desarrollarán nuevos aditivos y materiales biodegradables dirigidos al sector de la construcción, que serán más eficientes energéticamente que los empleados en la actualidad. Sus aplicaciones más demandadas serán polímeros sostenibles, aditivos y recubrimientos, entre otros.


Esta nueva tecnología contribuirá a revalorizar los residuos provenientes de diferentes sectores industriales de gran importancia en la Comunitat Valenciana como son el agroalimentario y, en especial, el de la transformación de cítricos o el de revestimientos sostenibles para la construcción. BUILD-LIMONENE permitirá utilizar la piel de los cítricos y las emisiones de dióxido de carbono generadas para aplicarlos a productos utilizados en este campo.


El proyecto presenta, además, una ventaja respecto a los mercados tradicionales de aditivos y recubrimientos para materiales de construcción, ya que, en la actualidad, la mayoría de los productos que se ofrecen se obtienen a partir de materia primas de origen fósil y las alternativas sostenibles son prácticamente inexistentes.


Con este fin, se están estudiando los procesos de producción de los policarbonatos y poliuretanos basados o sintetizados a partir de dióxido de carbono para abrir un nuevo campo de innovación que impulse el desarrollo de materiales de construcción más seguros para la salud humana y el medio ambiente.


En estos momentos el proyecto se encuentra en la fase de experimentación. Se está optimizando la reacción catalítica del óxido de limoneno con el dióxido de carbono para la obtención de nuevos policarbonatos con propiedades específicas. Además, se ha logrado identificar cuáles son las variedades de naranjas y mandarinas con mayor contenido en limoneno, la sustancia química natural que se extrae de las pieles de los cítricos y que es fundamental en las formulaciones. 

 Alineado con los retos estratégicos

En el marco de este proyecto, el personal de AIMPLAS trabaja en el estudio y optimización de los procesos necesarios para combinar el óxido de limoneno con el dióxido de carbono y obtener polímeros sostenibles; mientras Zuvamesa se encarga del primer paso de la cadena, la extracción de limoneno purificado a partir de diversas variedades de naranja valenciana.


Por su parte, el Instituto de Tecnología Química (ITQ, UPV-CSIC) estudia la reacción de epoxidación de limoneno con muestras de naranjas y mandarinas valencianas de diferentes variedades empleando catalizadores sostenibles preparados por Laurentia Technologies. Por último, la empresa del sector de aditivos químicos, Lamberti Iberia, valida y formula los materiales sostenibles para el sector de la construcción.


Esta iniciativa se alinea con las conclusiones del Comité Estratégico de Innovación Especializado (CIEI) en economía circular, que aboga por el desarrollo de materiales que emplean dióxido de carbono y residuos agroalimentarios aplicados al sector de la construcción para reducir así su huella ecológica. Asimismo, BUILD-LEMONENE se enmarca dentro de los pilares de la Estrategia de Especialización Inteligente de la Comunitat Valenciana, S3, que coordina la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo.

0