Your address will show here +12 34 56 78
Prensa



El Institut Valencià de Finançes (IVF) y la Agència Valenciana de la Innovació (AVI) han puesto desde este miércoles a disposición de pymes y grandes empresas de la Comunitat Valenciana una línea de crédito bonificada de hasta 35 millones de euros para financiar tanto proyectos de I+D+i como de inversión.

La convocatoria diseñada conjuntamente por ambas entidades se financia mediante la línea de “apoyo a proyectos de innovación por medio de instrumentos financieros” de la AVI, de la cual se han transferido 3,65 millones al IVF para la bonificación de los préstamos.

Este nuevo instrumento financiero contempla, además, la posibilidad de aplicar un tramo no reembolsable, que puede llegar a alcanzar el 15,7% del capital principal, dependiendo de la calificación crediticia y de las garantías aportadas.

En concreto, podrán optar a la línea IVF & AVI Investigación y desarrollo aquellas iniciativas empresariales que ofrezcan soluciones a los retos identificados por los comités estratégicos especializados de la Agència o bien que tengan por objeto llevar al mercado innovaciones apoyadas previamente por la AVI o por cualquier otro organismo público, nacional o internacional, en el marco de sus convocatorias de I+D+i.

De este modo, la Agència Valenciana de la Innovació pretende dar continuidad al respaldo ofrecido a través de sus programas de ayuda, facilitando también el acceso a la financiación de las empresas beneficiarias con el fin de que dispongan del músculo necesario para llevar a cabo con éxito los nuevos desarrollos y, además, impulsar su comercialización.

Para garantizar la idoneidad técnica de los proyectos, la AVI analizará cada una de las solicitudes y emitirá un informe de valoración. Además, será la encargada de identificar los gastos elegibles, es decir, aquellos susceptibles de ser financiados en el tramo no reembolsable.

Las entidades interesadas pueden solicitar desde hoy mismo estos créditos bonificados a través de la página web préstamos.ivf.es y en el plazo de 72 horas tendrán una respuesta sobre si la operación es susceptible de ser financiada o no.

El importe de estas operaciones puede oscilar entre los 50.000 euros y los cinco millones, con un plazo para su devolución de entre los cinco y diez años, y con hasta dos de carencia. El IVF no aplicará; ni comisiones de apertura ni de cancelación en estas operaciones.

Los tipos aplicables a estas operaciones de esta línea parten desde un diferencial sobre el Euribor de 0,20% hasta el 1,45%, dependiendo del activo de las empresas, los plazos y las garantías. Sobre este porcentaje variable el IVF aplica una prima promocional negativa del 3,75%, que permite generar un tramo no reembolsable del capital invertido al final de la operación.

Es importante señalar que las operaciones formalizadas en el marco de esta línea, por regla general, no estarán sujetas al reglamento de la Comisión Europea por el que se regulan los mínimis, sino que lo estarán al de Exención.

La línea IVF & AVI – Innovación y desarrollo se encuadra en un nuevo paquete de productos financieros que el banco promocional de la Generalitat ha puesto en marcha para inyectar liquidez en pymes, grandes empresas, proyectos de investigación, iniciativas que incidan en el desarrollo sostenible de la actividad económica e incluso necesidades de circulante vinculadas a la expansión y crecimiento de las empresas.

0

Prensa

El Comité de Innovación Especializado en Hábitat Sostenible, auspiciado por la Agència Valenciana de la Innovació (AVI), se ha reunido por primera vez este viernes para priorizar los retos empresariales que, a lo largo de las próximas semanas, tratará de resolver mediante la propuesta de soluciones tecnológicas e innovaciones.

Durante esta primera sesión, el equipo integrado por representantes de la comunidad científica, los institutos tecnológicos y el empresariado han subrayado la necesidad de explorar el uso de nuevos materiales en los procesos constructivos que contribuyan a reducir el consumo de recursos, bien porque ofrecen una mayor vida útil o porque son más eficientes desde un prisma energético.

Precisamente la energía se ha erigido en uno de los temas centrales sobre los que ha girado la discusión del comité, que coordina el consejero delegado de Royo Group, Raúl Royo. Y es que este equipo de trabajo considera prioritario acometer una evolución del hábitat hacia edificios de consumo casi nulo para cumplir así con las directrices de Bruselas.

En esta transición han de jugar un papel relevante las fuentes de energía renovables, así como la arquitectura bioclimática y los sistemas pasivos de climatización. Pero también reservan espacio para el fomento de hábitos sociales que fomenten el ahorro energético, la reutilización y el reciclado de residuos con el fin de reducir el impacto ambiental.

Los especialistas también han destacado la necesidad de monitorizar los inmuebles para obtener información sobre múltiples indicadores como, el consumo de agua o energía, mediante la implantación de sensores que permitan obtener y analizar datos. Esta información podría ser muy útil, por ejemplo, para optimizar el diseño y el uso eficiente de las viviendas.

Oportunidades de desarrollo tecnológico

A juicio del consejero delegado de Grespania, Luis Hernández, “se sigue construyendo como se hacía antes cuando hay mucha tecnología que podríamos desarrollar”.

Lo ha ratificado Raúl Royo, quien ha recordado que hoy no es posible implantar dispositivos que reducen el consumo de agua porque en muchas viviendas nuevas no se ha tenido en cuenta las especificidades de esta tecnología en el diseño de los espacios.

Asimismo, el director de la Cátedra Cerámica de la Universidad de Alicante, Víctor Echarri, ha hecho hincapié en la necesidad de incrementar la eficiencia y la durabilidad de los edificios, apostando por un mejor uso de los materiales materiales.

Equipo multidisciplinar

El comité cuenta con una amplia participación científica, personificada en Antonio Gallardo (Universitat Jaume I), Francisco Flórez y Víctor Echarri (Universidad de Alicante); y José Miguel Corberán y Juan José Moragues (Universitat Politècnica de València).

Por otra parte, Vicente Blanes (AITEX), Rosa María Pérez (AIDIMME) y Vicente Lázaro (ITC), representan a los institutos tecnológicos, mientras que Begoña Serrano asiste por el Instituto Valenciano de la Edificación (IVE), una fundación de la que forma parte la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio y las principales entidades del sector en la Comunitat Valenciana.

Por último, la visión empresarial está garantizada con la concurrencia de Luis Hernández (Grespania), Carlos Muñoz (Becsa) y Gustavo Valbuena (Actiu), que cuentan con el aval de la patronal autonómica. Durante su participación en los comités, estos vocales no representan a sus respectivas empresas, sino que defienden el interés general.

0

***Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una mejor calidad de servicio. Si continuas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar